Feeds:
Entradas
Comentarios

El  sábado, 2 de abril, se celebró en el auditorio del Centro Internacional Niemeyer el VI Encuentro de Clubes de Lectura de las Bibliotecas Públicas de Asturias, organizado por el Grupo de Trabajo de Animación a la Lectura en colaboración con el Ayuntamiento de Avilés, la Viceconsejería de Cultura y Deporte y la editorial Alfaguara.

Se dieron cita para conversar con Laura Restrepo alrededor de seiscientas lectores procedentes de cuarenta y dos clubes de lectura de Allande, Cangas del Narcea, Carreño, Castillón, Castropol, Colunga, Gijón, Gozón, Grado, Langreo, Laviana, Llanera, Mieres, Navia, Noreña, Oviedo, Pravia, Ribera de Arriba, San Martín, del Rey Aurelio, Siero, Tineo, Valdés y en esta edición como invitado especial el de Aguilar de Campo (Palencia).

Vicente Domínguez, en calidad de Presidente de Patronato de la Fundación Niemeyer, dio la bienvenida a todos los asistentes y destacó el encomiable trabajo de los clubes de lectura y de los bibliotecarios. A continuación  la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, animó y deseó que se impulsen iniciativas de este tipo que consigan que “la lectura sea motor de cambio y transformación de nuestra sociedad“.Cristina Jérez en su condición de coordinadora del Grupo de Animación a la Lectura agradeció la ayuda recibida para llevar a cabo este encuentro e hizo una defensa de las bibliotecas asturianas en estos momentos de crisis económica. Por último, la bibliotecaria de Avilés, Teresa Pasarín, se encargó de presentar a la escritora colombiana recordando que hay vestigios del apellido Restrepo en Asturias.

La obra de Laura Restrepo se caracteriza por el uso del estilo periodístico donde cede la voz narrativa a unos protagonistas que siguen el hilo de un tema y construyen una historia novedosa y sorprendente con imaginación y encanto. Destacan las novelas: La isla de la pasión(1989), El leopardo al sol (1993), Dulce compañía (1995),  La novia oscura (1999), La multitud errante (2001), Olor a rosas invisibles(2002), Delirio (2004), Demasiados héroes(2009),  Hot sur (2013) y Pecado (2016). También ha publicado otros géneros literarios:Colombia, historia de una traición (1986) (con Carlos González), re-editado como Historia de un entusiasmo (1988), Operación Príncipe(1988) (con Roberto Bardinni y Miguel Bonasso) yLas vacas comen espaguetis, cuento infantil, 1989 (con Carmen Restrepo).

Laura Restrepo comenzó su intervención agradeciendo este encuentro que lleva la literatura a los grandes escenarios “como si fuera un concierto de rock”, recordó la figura de la Sirenita de Andersen con motivo del Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil y reivindicó a la escritora gijonesa Corín Tellado porque “exploró un territorio desconocido, que es el alma femenina”. Destacó el papel de la biblioteca como “una puerta hacia el futuro y a la libertad” y motor de cambio social y urbano de una ciudad, como fue el caso de Medellín.

Su literatura ha sido calificada como dura, pero “yo creo en la alegría, en la dignidad humana”, “nunca verán un personaje quebrado”. Relató cómo en una ocasión una lectora le comentó “yo no te pido un final feliz, sino un final justo”.

Ante un público mayoritariamente femenino y aludiendo a Marguerite Yourcenar que afirmaba que “la buena literatura está por encima del género”, declaró que “la literatura escrita por mujeres tiene que abordar temas fuertes”.

En referencia al problema de los refugiados, tema presente en su obraLa multitud errante, hizo hincapié en que todos “somos una multitud errante y el país que se encierra en sí mismo, se cierra a la cultura”.

A la cuestión planteada sobre  la dicotomía entre periodismo y literatura opinó que no es real, las dos facetas están “entreveradas”. “Un escritor tiene la obligación de saber, mientras que un informador tiene derecho a preguntar. Por eso yo creo en la ficción creada a partir de las herramientas que ofrece el oficio de periodista”.

Explicó que la política siempre ha sido su pasión, pero que en estos momentos “creo más en los interrogantes que en los credos” y solo mantiene vinculación con la organización “Médicos Sin Fronteras” colaborando en la realización de reportajes.

De su enriquecedora charla nos quedamos con la declaración “un libro no existe hasta que un lector lo toma en sus manos y se lo apropia”.

Con la firma de libros y una comida de hermandad celebrada en el restaurante San Fernando Hostelería se dio por finalizada esta sexta edición de los encuentros de clubes de lectura de las bibliotecas públicas.
………………………………………………………………………………………..
Texto de Ana Cámara, publicado originalmente en BiblioAsturias.

 

EL ENCUENTRO EN EL COMERCIO/LA VOZ DE AVILÉS

EL ENCUENTRO EN LA NUEVA ESPAÑA

EL ENCUENTRO EN LA RTPA

FOTOGRAFÍAS DEL ENCUENTRO

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Más de quinientas cincuenta usuarios de bibliotecas públicas se dieron citan en el V Encuentro de Clubes de Lectura de las Biblioteca Públicas de Asturias, que tuvo lugar el 14 de marzo en el Nuevo Teatro de La Felguera.

Organizado como ya es habitual por el Grupo de Trabajo de Animación a la Lectura de las Bibliotecas de Asturias, el encuentro contó este año con la colaboración del Ayuntamiento de Langreo y de la editorial Alfaguara.

El protagonista fue en este caso el extraordinario escritor leonés Julio Llamazares, periodista, poeta, guionista cinematográfico y autor de libros de viajes y de novelas emblemáticas como Luna de lobos o La lluvia amarilla. Julio Llamazares nació en Vegamián, donde su padre Nemesio Alonso trabajaba como maestro nacional poco antes de que la localidad quedase inundada por el embalse del Porma. Años después, el embalse fue vaciado y el autor tuvo la oportunidad de ver el pueblo que en su día fue sepultado. Esta visión le marcó mucho, y la reflexión sobre la destrucción del lugar donde en su día vivieron tantas familias le llevó a escribir su última novela Distintas formas de mirar el agua, una obra que, según cuenta, hace mucho que tenía en mente y en la que retoma los temas recurrentes de su narrativa: la memoria y el olvido, el paisaje que “nos refleja, nos modela y nos articula”, la soledad, la locura, el fracaso y el desarraigo.

Podéis escuchar las palabras del autor en los videos que recogen el encuentro. Un discurso inteligente sobre su particular forma de ver la escritura, sobre su proceso creativo y sobre el contenido de sus obras.

EL ENCUENTRO EN BIBLIOASTURIAS

EL ENCUENTRO EN LA NUEVA ESPAÑA

EL ENCUENTRO EN LA RTPA

FOTOGRAFÍAS DEL ENCUENTRO

Si hay una palabra que exprese con exactitud lo que Rosa Montero transmitió en este encuentro con los miembros de los clubes de lectura de las bibliotecas asturianas es, sin duda, cercanía, seguramente uno de los rasgos que los lectores más pueden apreciar en un autor. Cariñosa, encantadora, siempre con la sonrisa en la boca, la autora hizo disfrutar a los participantes en el encuentro con una charla magnífica en la que desveló no pocos detalles sobre su proceso personal de escritura.

Comenzó Rosa Montero haciendo un elogio a los lectores, parte esencial en el proceso comunicativo que es la escritura y dijo sentirse privilegiada. “Si calculas que una persona lee un libro a la semana desde los ocho años hasta los ochenta años, en su vida habrá podido leer ‘sólo’ 3.000 libros. Entonces teniendo en cuenta el poquísimo tiempo para leer de nuestras breves vidas incluso si lees mucho, teniendo en cuenta la cantidad de escritores que existen, que haya gente que me lea es una gran suerte. La historia de la literatura está llena de escritores que perdieron a sus lectores, que fracasaron, que no pudieron llegar a ser leidos y que se volvieron locos o hicieron de su vida un disparate o se suicidaron incluso” y esto es así porque llegar al lector es fundamental para el escritor.

Cuenta Rosa Montero que de los cinco a los nueve años tuvo tuberculosis, y que a causa de la enfermedad estuvo mucho tiempo recluida en casa lo que le llevó a escribir. “Desde que me recuerdo como persona, escribo ficción, para mí es algo tan esencial como respirar”. Escribir es para el escritor una necesidad “pero en cuanto termina la novela si no existiera el lector lo escrito no va a ningún lado”. Escribir es algo “muy privado, muy personal, cuando se escribe no se piensa en los lectores sino en el lector que llevas dentro, pero sí que el lector está presente de alguna manera desde el momento de la concepción de una historia, desde el momento en que existe una idea, una historia que te emociona, existe una necesidad de compartirla”.

Para la autora escribir es como soñar”, el libro no nace en el papel sino en la imaginación y la imaginación funciona continuamente, incluso en situaciones cotidianas. En este sentido la imaginación del escritor se asemeja a la imaginación del niño. Para ella, los escritores son en cierto modo “inmaduros” pues el escritor no es el adulto normal, el que ha abandonado el “juego imaginativo”, sino aquel que lleva vivo, dentro de sí, al niño que fue, “porque en ese niño reside la creatividad”.

“Escribir permite cosernos, no deshacernos”, recuperar lo que hemos perdido, volver atrás, volver a ser niños, lo que en el fondo es quizá una forma de huir de la muerte. “Los escritores pensamos más en la muerte, escribimos contra la muerte, pero tener conciencia de la muerte es también una conciencia de la vida, significa no pasar por la vida como una maleta sino de una forma lúcida y eso es maravilloso”.

Si escribir es soñar y una forma de percibir la vida con intensidad, el bloqueo es todo lo contrario: “el cerebro se queda como muerto, como seco, desaparece el chorro de la imaginación y el mundo pierde sus colores” . Le pasó durante cuatro años y fue “como si no pudiera sentir la vida”.

Pero no sólo la capacidad de fabular define al escritor. “Los escritores, y también los lectores, son personas de la misma clase: son personas que tienen una fisura con la realidad, inquietudes existenciales, por esa razón sentimos una cierta incomodidad con nuestro tiempo y nuestro espacio. Los lectores leen para llenar esa fisura, quizá el escritor tiene una fisura mayor”. Llenar esa fisura significa emprender una búsqueda, intentar aprender y entender el mundo. “Escribo para aprender, no para enseñar nada, escribo para entender. Por ejemplo, he aprendido a conocer a los hombres a través de la creación de los personajes masculinos”.

Leemos y escribimos para entender el mundo pero la lectura tiene otro fin importante: “La lectura es una manera de luchar contra el horror”. La autora puso un ejemplo muy visual: “Existe una fotografía de los bombardeos de Londres en la que aparecen unos hombres leyendo en una biblioteca destruida. En mitad del caos, en mitad del apocalipsis, la serenidad de un hombre leyendo es una prueba de que aún se puede tener fe, esperanza en la humanidad. El arte, la belleza, la lectura, es una manera de vencer el horror”.

Montero quiso explicar muchos detalles sobre su técnica de escritura. Todo parte de esa idea que surge de pronto que la conmueve y que quiere compartir, luego define la estructura, los personajes principales, aspectos técnicos, si va a escribir en primera o tercera persona, etc., escribe el final y luego van creciendo los personajes y la historia. Las historias, unas veces avanzan y llegan a buen puerto, otras veces mueren, y otras veces quedan “en la nevera”, en reposo, esperando el momento adecuado para ser escritas.

Suelen decirle que escribe novelas muy variadas y ella lo reconoce. Dice que busca a conciencia la diversidad porque como decía Isaiah Berlin hay escritores que son erizos, están siempre dando vueltas sobre la misma idea, y escritores zorros, autores que están constantemente moviéndose entre una inmensa variedad de ideas y de experiencias, caminando en busca de nuevos horizontes. “Soy un escritor zorro, me aburre escribir de lo que ya sé escribir y siempre busco más allá”.

Aunque sus libros son muy distintos unos de otros, también le parece que todos comparten algunos puntos comunes. Por ejemplo, existen unos temas fundamentales: el sentido de la vida, el paso del tiempo, la forma en la que creamos y reinventamos nuestra memoria, las relaciones de poder entre los seres humanos, el amor, la identidad….

También suele repetir una misma estructura. Es algo de lo que no era consciente pero no hace mucho acaba de darse cuenta. Suele partir de un “personaje marginal, muy solitario, enrabietado con la vida, con dificultad para conocerse y quererse a si mismo”, y en la novela se desarrolla “una aventura  una prueba dificil que tiene que pasar, en esa aventura el personaje va aprendiendo cosas esenciales y haciendo una parafamilia de ‘monstruos’, mejores que los personajes de poder que aparecen en la historia. Al terminar la novela el personaje ha mejorado mucho y lo que le hace mejorar es, sobre todo, que es capaz de conectar y de vivir con los otros. Eso es para mí la vida: hay que vivir con los otros porque, si no, esto no merecería la pena”.

En un momento del coloquio Rosa Montero sacó su conocida vena reivindicativa al defender la labor que se lleva a cabo desde las bibliotecas: “Considero que es un gran error y un verdadero escándalo cómo se están desmantelando las bibliotecas, la base del tejido cultural de este país”. En el diálogo con los lectores habló también de muchos otros temas: de su conexión con Asturias (su abuelo materno era vaqueiro, de la Braña de Leitariegos), del valor que le da a la novela fantástica y a la ciencia-ficción como formas de explicar la realidad, de los avances del feminismo y su forma no sexista de concebir la literatura escrita por mujeres, etc.

Las preguntas de los lectores enriquecieron un acto en el que pudimos disfrutar de las palabras de una escritora estupenda, una autora que, por un momento, abrió a los lectores asturianos una ventana al mundo íntimo y propio de los creadores y que ante todo transmitió cercanía, autenticidad, entusiasmo y vitalidad.

FOTOGRAFÍAS DEL ENCUENTRO

Fotografías de Eduardo Blanco, Covadonga Lantero y Ana Zarabozo, además aportes de algunos de los clubes de lectura participantes.

TWITTER DE ROSA MONTERO

FACEBOOK DE ROSA MONTERO

NOTICIA EN LA TPA

RESEÑA DEL ENCUENTRO EN BIBLIOASTURIAS

Grabación del Encuentro (completo):

Video 1 ( Intervención de la autora comienza en el minuto 25′ 30”)

Video 2

Video 3

Video 4

 

8El sábado 11 de mayo se celebró en Oviedo el III Encuentro de Clubes de lectura organizado por el Grupo de trabajo de animación a la lectura de la Red de Bibliotecas Públicas de Asturias. El acto contó con la colaboración de la Asociación de librerías de Asturias, la editorial Alfaguara y el Ayuntamiento de Oviedo. En el acto se rindió un sentido homenaje póstumo al librero ovetense Pedro García Alonso, quien en su día fue un apoyo fundamental para el Grupo de trabajo de animación a la lectura, y un colaborador esencial en la organización de los anteriores Encuentros.

Para más de 750 usuarios de las bibliotecas asturianas este III Encuentro fue de nuevo una oportunidad de acercarse a un autor importante y de compartir una experiencia agradable en torno a la lectura. Tanto el coloquio con el escritor como la posterior comida en el Reconquista así lo fueron. En su charla Manuel Vicent hizo un elogio de esa “secta” que es “la secta de los lectores”, un grupo que, según él, es minoritario dentro del conjunto de la sociedad y predominantemente femenino. Luego desplegó todo su ingenio y cautivó con su humor y su conocimiento de primera mano de la historia reciente de España y de los personajes de la transición.

Aquí podéis ver un resumen de lo que contó:

FOTOS DEL ENCUENTRO

RESUMEN EN BIBLIOASTURIAS

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por segundo año, los miembros de los talleres de lectura de Asturias tuvieron la oportunidad de acudir al II Encuentro de clubes de lectura de Asturias que se celebró el sábado en Candás.

En esta ocasión la escritora invitada fue Clara Sánchez, autora de Últimas noticias del paraíso (Premio Alfaguara 2000) o Lo que esconde tu nombre (Premio Nadal 2010). Al coloquio con la escritora, al que acudieron más de 450 personas, les siguió una firma de libros y una comida de hermandad en Perlora.

Para los lectores interesados que no pudieron acudir el acto ha quedado grabado y puede verse AQUÍ.

También podéis leer una crónica más pormenorizada en BIBLIOASTURIAS y ver las FOTOS.

Pravia ha acogido este 19 de febrero el I encuentro de Clubes de lectura de Asturias. La iniciativa, que partió en esta ocasión de la propia Biblioteca de Pravia, ha sido puesta en marcha por el Grupo de trabajo de animación a la lectura de la Red de Bibliotecas Públicas de Asturias. Asimismo se ha contado con la colaboración de la Asociación de Librerías de Asturias, del Grupo de desarrollo rural del Bajo Nalón y de la artista María Cot quien diseñó un marcapáginas conmemorativo.

El evento consistió en un encuentro de los lectores con el escritor gallego Manuel Rivas, uno de los autores españoles contemporáneos más destacados, entre cuyas obras cabe destacar novelas como El lápiz del carpinteroTodo es silencio y estupendos libros de relatos como Un millón de vacas¿Qué me quieres, amor? Los libros arden mal.

Los lectores mostraron un gran interés por acudir a esta reunión con Manuel Rivas. El éxito del encuentro se tradujo en la asistencia de más de 400 personas, todos miembros de los Clubes de lectura de las bibliotecas asturianas

El acto fue presidido por Cristina Jerez, bibliotecaria de Pravia, Ana Cámara, jefa de la Sección de Bibliotecas del Principado de Asturias, Pedro García Alonso, presidente de la Asociación de Libreros de Asturias y Fernando Menéndez, escritor asturiano, quien presentó al autor y moderó el diálogo de éste con los lectores.

Manuel Rivas inició su intervención con una pequeña exposición. Posteriormente, a lo largo de casi dos horas, se llevó a cabo un coloquio con los lectores en el que éstos se mostraron muy participativos. El encuentro terminó con una firma de libros y con una comida de confraternización.

El autor se mostró muy cercano a los lectores

Un momento de la firma de libros

Manuel Rivas con algunos de los participantes

Cientos de lectores en busca de un autor:

Todo es silencio, titula Manuel Rivas su última novela. Seguramente en el fondo o al final de todas las cosas todo es silencio. Todo es silencio… y sin embargo, en este sábado soleado en Pravia, todo fueron palabras.

Manolo Rivas habló despacio, sonrió, elaboró un discurso salpicado de anécdotas, de humor y también de poesía, se tomó su tiempo al contestar a los lectores, no se dio prisa al firmar autógrafos (tuvo una paciencia infinita, dedicó a cada lector un dibujo, una frase…). Rivas transmitió calma y serenidad, contó historias estupendas y se mostró muy cercano. Los miembros de los Clubes de lectura de Asturias han quedado muy satisfechos con el encuentro.

Desde el primer momento, el autor conquistó a los aficionados a la lectura que se acercaron a Pravia. También a los bibliotecarios y bibliotecarias que los acompañaron. El escritor puso de relieve la importancia del lector que es quien “tiene que completar el trabajo del escritor creando su propia novela mientras lee” y también el interés de los Clubes de lectura de los que destacó su condición de elemento de unión donde todo (personas, ideas, palabras) suman y nada se excluye, donde todo el mundo tiene cabida, y donde personas muy diferentes comparten conocimientos, experiencias, opiniones e historias.

Rivas resaltó especialmente el papel de las bibliotecas, instituciones que según él realizan una labor callada, son “a veces una realidad sumergida”. Según el autor, en las bibliotecas hay miles de socios y es algo que nunca se dice, nunca es noticia, cuando sí que se habla, por ejemplo, del número de hinchas que acuden a los campos de fútbol. La falta de visibilidad de las bibliotecas no es óbice, sin embargo, para reconocer el interés de su labor, pues en las bibliotecas, en los talleres de lectura, lo más importante aún es la literatura, el texto, el mensaje y los contenidos.

En este sentido el escritor aludió al futuro del libro y aún reconociendo el avance de los nuevos soportes se lamentó de que el debate sobre el libro electrónico se esté centrando “en los cacharros”, cuando lo realmente valioso es el contenido de las publicaciones. Para el autor, aquellos productos que mantengan su calidad seguirán teniendo difusión y la edición en papel no es incompatible con otros medios técnicos modernos. “Una cosa es el cacharro y otra cosa es Ana Karenina. Lo importante es Ana Karenina. Si ella desaparece, no tenemos nada que hacer. Así que ¡Viva Ana Karenina!”.

En cuanto a su obra, Rivas se refirió a tres aspectos fundamentales: La influencia de lo local en su obra, la intención de no dominar, de no manipular y sus influencias.

La presencia de lo local es un rasgo esencial en su narrativa. Manuel Rivas escribe en gallego, vive en Galicia y habla de Galicia, y desde esta realidad concreta y cercana trasciende a temas y emociones universales. Para Rivas “amar lo local es lo que nos permita amar lo universal” y “lo universal, como decía Manuel Torga es simplemente lo local sen paredes“.

En cuanto a la intención de “no dominar”, el autor recalcó lo importante que es ese presupuesto especialmente para el escritor y para el periodista. Admitió que en el periodismo es complicado pues a veces es una máquina de dominio, de manipulación, pero que la literatura no puede encaminarse a guiar a nadie, por esta razón es literatura y no propaganda.

Sobre sus influencias, Manuel Rivas señaló un buen número de narradores y obras: Juan Rulfo, Miguel Torga, Graciliano Ramos (sobre todo su obra Vidas secas), la autora india Louise Erdrich, Philip Roth, Antón Chejov y Nabokov. Entre los gallegos se refirió a Álvaro Cunqueiro, Eduardo Blanco Amor (autor de Os biosbardos, traducido al castellano como Las musarañas), y Rafael Dieste (del que destacó los libros Dos arquivos do trasno, y Felix Muriel y otras historias).

Tanto la charla como la conversación con los lectores dio para mucho, también por ejemplo, para intercambiar algunas palabras en gallego especialmente con un lector de la zona oriental de Asturias, para hablar sobre política o sobre su costumbre de recoger toxo, una planta de hermosas flores amarillas llena de espinas que para él es un verdadero símbolo de la vida.

Así transcurrieron casi dos horas. Palabras y más palabras y después otra vez el silencio. Silencio, pero ya para siempre “silencio amigo”.

BIOGRAFÍA Y OBRAS DE MANUEL RIVAS

PÁGINA OFICIAL DE MANUEL RIVAS

EL ENCUENTRO EN EL PROGRAMA AL SON DE LAS COSAS DE LA RTPA

EL ENCUENTRO EN LA TELEVISIÓN AUTONÓMICA

EL ENCUENTRO EN LA NUEVA ESPAÑA